Damm elaboró su primera Märzenbier en 1953. Los primeros años solo se producía del mes de octubre a abril, mientras que el resto del año se dejaba de fabricar.

Fue en 1955, debido al gran éxito obtenido, cuando se decidió fabricar de manera ininterrumpida, bautizándole con el nombre de Voll-Damm. «Voll» en alemán significa lleno, completo, fiel reflejo de su carácter audaz y su sabor lleno de matices.

El nombre le iba muy bien a una cerveza de sabor fuerte, intenso y con mucho cuerpo.

Cerveza Voll Damm, un clásico cervecero

Voll Damm con su distintivo color bronce oscuro y su sabor tostado, ha dejado una marca imborrable en la historia cervecera.

Desde sus humildes comienzos como la primera Märzenbier elaborada por el Grupo Damm, la Cerveza Voll Damm ha evolucionado y madurado a lo largo de las décadas. Cerveza Voll Damm ha ganado un lugar especial en el corazón de los aficionados a la cerveza y ha sido testigo de innumerables momentos de celebración y camaradería. Ha estado presente en muchas celebraciones acompañando a aquellos que buscan algo más profundo en su experiencia cervecera. La cerveza ha logrado estar en los momentos especiales de la vida de muchas personas, marcando fiestas, conversaciones y reflexiones únicas.

Cerveza Voll damm es un estilo de vida

Durante estas siete décadas, Voll Damm se ha convertido en un auténtico estilo de vida que ha cautivado a personas apasionadas, cultas, rebeldes y bohemias. Ha logrado trascender las fronteras de la bebida para convertirse en un emblema de actitud y autenticidad. Aquellos que eligen disfrutar de esta cerveza saben que no solo están brindando por setenta años de tradición cervecera, sino que también están celebrando la valentía de vivir la vida a su manera. Esa es la filosofía Voll Damm.  

Nueva etiqueta 70 aniversario

Para conmemorar su 70 cumpleaños, la marca ha decidido diseñar una nueva etiqueta fusionando su etiqueta actual con el diseño que acompañó a la marca en su nacimiento. La marca ha logrado tejer una narrativa visual que une dos eras distintas en una sola etiqueta.

Esta fusión refleja el respeto por la tradición y la pasión por la innovación que han sido los pilares de Voll Damm desde su creación. Es un tributo visual a los comienzos de la cerveza y al mismo tiempo una declaración de su compromiso con la calidad y la autenticidad en el presente. Es un recordatorio de que, aunque los años pasen, la esencia y el espíritu de la cerveza perduran, evolucionando y adaptándose sin perder su identidad única.

Un homenaje al pasado, un brindis al presente y un vistazo esperanzador hacia lo que está por venir. ¡Salud!