Hay muchas curiosidades por el mundo, y esta es una de ellas. La religión budista se caracteriza por buscar la transformación, la paz y armonía personal. Y entre momentos de meditación, que son muchos, los monjes de este templo decidieron, con mucha paciencia, ir recogiendo botellas de cerveza para su gran creación. Comenzaron a recolectar botellas en 1984 y para el 2013 ya tenían construido el templo, casas, baños, un crematorio y también un mosaico de Buda hecho con las chapas.

Reciclaje de botellas de cerveza

¿Os imagináis la de cervezas que hay que beberse al año para todo esto? Suponemos que habrán tenido ayuda en la recolecta.

Una idea magnífica la de estos monjes, ayudan en el reciclaje, una filosofía verde que les honra, y además las botellas son fáciles de limpiar, proyectan buena iluminación y no pierden color.

Los monjes aseguran que seguirán con el reciclado de botellas para hacer más construcciones, así que mientras más botellas reciclan, más construcciones habrá. Como es imposible hacerles llegar nuestras botellas, ¿qué tal si comenzamos vaciando alguna? Luego ya pensamos qué construir.