La cerveza se ha convertido en una bebida tan popular, que a veces nos olvidamos de que también tiene sus ritos  a la hora de servirla.

Aquí os damos una serie de pautas a seguir si queréis disfrutar más aún de una buena cerveza:

El vaso o recipiente

Seguro que tú eres de los que odia que te pongan la cerveza en vaso de tubo. Nosotros también. Procura usar o pedir una jarra para cerveza o un vaso amplio y largo. Además de esto, los maestros cerveceros recomiendan primero refrescar la copa con un chorro de agua fría antes de servir.

Lo más seguro, que cuando llega el verano y las altas temperaturas, eres de los que le encanta tomar la cerveza en una copa sacada directamente del congelador. Ya se sabe que sobre gustos cerveceros no hay nada escrito, pero los puristas dicen que un vaso congelado perjudica a la cerveza. Primero porque no le permite hacer mucha espuma y segundo porque la capa de hielo que hay en el interior del vaso se derrite al momento de servir la cerveza por lo que nuestra cerveza, refrescará mucho, si es lo que buscas, pero estará aguada.

Cómo situamos el vaso en el grifo.

En toda buena tirada de caña, es fundamental que el primer golpe de espuma no entre al vaso. Si no lo haces, conseguirás una caña saturada de espuma. Es importante al principio que el vaso se sitúe a 45⁰, y a una distancia de 5 centímetros, para que la cerveza resbale y no genere demasiada espuma. Conforme se va llenando la copa, hay que poner el vaso vertical. El último paso es quizá el más importante, lo que diferencia una cerveza bien tirada de una mediocre. Si decíamos que al principio era fundamental que no entrara en el vaso el primer golpe de espuma, al final, también hay que retirar el vaso instantes antes de apagar el grifo.

La cerveza debe tener mucha o poca espuma

Para saber si una caña está bien tirada, la corona de espuma debe tener aproximadamente 3 cm. Y su textura debe ser cremosa, no jabonosa.

 

Como todo, el tirar buenas cervezas es un arte que muy pocos privilegiados consiguen dominar a base de práctica. Una profesión, la de barman, que requiere tiempo, experiencia y sobre todo actitud y pasión por lo que haces. Muchos de nuestros clientes son grandes tiradores de caña. Ellos ya tienen un buen producto ya solo les hace falta su buena mano ;).