Mucho han cambiado los tiempos desde aquel 13 de marzo que todos vosotros, por responsabilidad y sin que nadie os lo pidiera, cerrarais vuestros negocios. Vuestros miedos, han sido también los nuestros, ya que sin vosotros, nosotros no podemos continuar.

El lío de las fases 

Llegó la tan ansiada desescalada y nos volvieron locos con las fases, que si aforo mínimo, que si desinfección con cada cambio de cliente, distancia de seguridad… Y ahí habéis estado, lidiando con vuestros clientes, ávidos de una cerveza fresca en vuestras terrazas. Ha llegado la fase II y con ella han quedado reabiertos al público, no sólo vuetras terrazas, sino también parte del aforo de vuestros locales. Volvemos a la desinfección, a la distancia de seguridad… qué locura. Llegará la fase III y se suavizarán algo más las restricciones de aforo y ocupación.

Nos acordamos mucho de vosotros 

Pero no nos podemos olvidar de muchos de vosotros, que no habéis podido, tan siquiera, levantar vuestras persianas porque la nueva situación no os lo permitía. Los que estáis en nuestra famosa calle Laurel, símbolo logroñés por excelencia. Pero el día llegará, y el equipo Damker hará lo imposible para que tengáis a tiempo vuestros pedidos, como siempre lo hemos hecho, con empatía hacia vuestros negocios y sobre todo con responsabilidad y humanismo.

La situación volverá poco a poco a la normalidad, seguiremos viviendo en vuestro bares, disfrutando de los pequeños momentos de alegría que nos da la vida. Y como se suele decir «nos vemos en los bares».

 

Ánimo a todos, ya queda menos.